Google Stadia iba a ser un gran problema para los juegos. Cuando se reveló por primera vez, Google prometió que revolucionaría la industria. Stadia estaba destinado a ser un servicio de transmisión revolucionario para juegos que siguiera los pasos de servicios como Xbox Game Pass y PS Now, pero Stadia iba a sufrir las cosas al posterior nivel. Utilizaría los servidores de Google para transmitir el esparcimiento sin problemas a cualquier dispositivo de Google que posean los jugadores. Los jugadores podrían nominar un esparcimiento en su televisor con una conexión de Google Chrome, sufrir un esparcimiento con ellos en un teléfono compatible con Google o descargar juegos en su Chromebook o computadora portátil. Desafortunadamente, el servicio no estuvo a la categoría de las expectativas de los fanáticos o de Google.

Google anunció ayer que Stadia se cerrará en enero de 2023. Google declaró que la plataforma de juegos se descartaría porque no ganó tanta tracción como la compañía esperaba. El servicio de juegos solo duró un poco más de cuatro primaveras, que es un tiempo increíblemente corto para una nueva plataforma. Google es un gigante en la industria de la tecnología y debería favor podido convertirse en un importante competidor en la industria del esparcimiento. Desafortunadamente, Stadia ha demostrado que esas dos industrias son muy diferentes, y es difícil para cualquiera tener éxito en el mercado de las consolas y los juegos.

¿Qué pasó con Google Stadia?

Google Stadia

Como la mayoría de las tragedias en la industria del esparcimiento, no hubo ningún problema que condujera a la desaparición de Stadia. En cambio, Stadia se ha enfrentado a varios problemas desde su propagación. La plataforma se lanzó con varios problemas de conexión que hicieron que fuera increíblemente difícil transmitir y juguetear juegos de modo confiable. Originalmente, Google prometió que los juegos de Stadia se podrían juguetear con casi cualquier calidad de conexión a Internet, pero en el momento del propagación, incluso las personas con las conexiones a Internet más rápidas no pudieron juguetear juegos sin fallas, caídas de velocidad de fotogramas y retrasos masivos en las entradas del compensador. Adicionalmente de eso, se lanzó sin características que se consideran unificado para la mayoría de las consolas y servicios de juegos, como los logros.

Desafortunadamente, el mal manejo del propagación por parte de Google se convirtió en una tendencia que continuó a lo amplio de la vida del servicio. Google cerró el propio equipo de incremento de Stadia para centrarse en juegos de terceros, pero eso trajo más problemas a la plataforma. Si aceptablemente la calidad de la transmisión mejoró considerablemente, nunca se ampliaron varias funciones iniciales.

Stadia promocionó que cambiaría la transmisión de juegos al permitir que los jugadores se integren y jueguen sin problemas con sus transmisores favoritos, pero eso nunca se hizo efectividad por completo. Adicionalmente, hubo varios casos en los que los desarrolladores de Stadia fueron extremadamente críticos con los transmisores de videojuegos, y Google quería enriquecer a los desarrolladores solo en función del total de horas que los jugadores jugaron sus juegos. La otra plaga desafortunada que sufrió Stadia fue que, si aceptablemente contaba con una impresionante biblioteca de juegos, todos ellos habían estado disponibles en otras plataformas durante un tiempo antaño de su propagación.

Las consecuencias de desconectar Stadia

El fin de Google Stadia ha traído consigo varios problemas nuevos. Las personas que compraron juegos en Google Stadia perderán los datos guardados del esparcimiento. Se les reembolsará por sus compras de juegos y hardware, pero se perderá todo su progreso en los juegos. Adicionalmente, los juegos todavía se están lanzando en la plataforma, y ​​eso significa que los juegos de algunos desarrolladores están condenados a estar en una plataforma moribunda. Incluso significa que no muchos fanales verán esos juegos, y es probable que los desarrolladores no sean compensados ​​ni obtengan tantas ganancias de sus juegos, lo que puede ser perjudicial para los desarrolladores independientes.

Google no tiene una gran historia con sus productos. Productos como Google Glass y los numerosos productos de efectividad imaginario de Google corrieron destinos similares. La clan se ha apresurado a señalar el historial defectuoso de proyectos de mala gobierno de Google. Google Stadia tuvo absolutamente problemas de gobierno y problemas técnicos. Sin confiscación, Stadia era una gran promesa, y otras compañías seguirán persiguiendo el concepto de transmisión de juegos. Es posible que Stadia se haya aventajado un poco a su tiempo, ya que Internet aún no es confiable en varias partes del mundo.