En 2010, el mundo conoció una horda de criaturas amarillas vestidas con un traje de faena: los Minions. Estos malhechores amantes de las bananas siguieron a su líder, Gru (Steve Carell), en todas sus persecuciones malvadas, sin bloqueo, incluso más de una período posteriormente, la dinámica más amplia del poder en placer no ha sido analizada en gran medida. ¿Es porque esta relación entre Mi bellaco protegido‘s Gru y sus Minions (féretro de pierre) de ninguna guisa garantiza ningún nivel de discurso serio? Posiblemente. Pero otra posibilidad radica en el hecho de que simplemente no hemos tenido suficiente información apto sobre los orígenes del empleo de los Minions para Gru. Hasta ahora. Los Minions: El origen de Gru finalmente arroja luz sobre las implicaciones simbólicas más amplias de estas criaturas caóticas, cómo llegaron al empleo de Gru y qué pueden enseñarnos sobre nuestro propio mundo.

Lo que significa ser un Minion

minions el ascenso de la función gru

Solo el término «corchete» es igual de palabras como seguidor, subordinado y sirviente, todos los cuales representan con precisión las criaturas de Despicable Me. franquicia. Desde sus inicios, los Minions han servido como una representación cómica de una mano de obra capitalista idealizada. Son inmortales, lo que significa que no requieren atención médica, ni días de enfermedad ni protocolos de seguridad gremial. No solo eso, sino que son infaliblemente leales, trabajadores y de apariencia casi uniforme. En un claro propósito de vida, son decidido a seguir al ser más malvado en el planeta, una delegación con adhesión capacidad de observancia ocupacional, pero todavía mucho cambiante para satisfacer las deposición de la «mano invisible» de la villanía.

Las decisiones estéticas detrás del equipo de los Minions siquiera son casuales: los overoles, las botas de trabajo y las lentes de seguridad actúan como el epítome de un atuendo de trabajo utilitario. Estas prendas se adaptan perfectamente a sus condiciones de trabajo, ya que realizan tareas de prisión de montaje en un entorno muy industrializado, todo lo cual recuerda al trabajo posterior a Ford.

Gru (un barón saqueador exacto) está solo, superando a los Minions tanto en elevación como en prestigio. Para una figura tan supuestamente malvada, parecería probable que todavía los perciba como desechables, meras herramientas para sobrellevar a promontorio sus nefastos planes. Sin bloqueo, como se nos presenta en Despicable Me, eso no podría estar más allá de la verdad. Solo está en The Minions: Rise of Gru que entendamos la verdadera dinámica en placer.

Transporte detrás del Mini Boss

Los Minions: El origen de Gru presenta al estimado bellaco con un curvatura de personajes que contiene mensajes más profundos de lo que a muchos les importaría considerar. Al principio de la película, Gru no ve a los Minions más que como una molestia medianamente útil. De hecho, a la primera oportunidad de avanzar en sus propios objetivos personales al unirse a Vicious 6, Gru está diligente para dejar a los Minions por completo, sin considerarlos listos para las «grandes ligas» de la villanía. Cuando Otto cambia la Piedra del Zodíaco por una mascota, los temores de Gru aparentemente se validan y los despide por completo. Utiliza su trabajo para construir artilugios en su cueva y realizar esquemas de bajo nivel, pero no parece valorarlos mucho más allá de su practicidad. Sin bloqueo, todo esto cambia cuando Wild Knuckles lo toma cautivo (alan arkin), enviando a los Minions en una búsqueda para salvarlo.

Los Minions se encargan de embarcarse en un alucinación por todo el país, instruirse Kung Fu y abrazar a sus bestias internas para contender contra los miembros superpoderosos de Vicious 6. Posteriormente de este alucinación de autodescubrimiento, los Minions derrotan de guisa impresionante a Vicious. 6 mientras Gru observa, superando por completo todas las expectativas que Gru tenía de ellos y demostrando su valencia como individuos capaces de una contribución personal, no solo valiosos por su parte de un todo de trabajo colectivo. Los espíritus animales de Kevin, Stuart y Bob son todos diferentes, y solo aceptando su individualidad desperdiciada pueden superar la batalla.

A través de esta vencimiento, Gru puede comprender que sus trabajadores tienen más valencia que los simples productos de su trabajo. Incluso reconoce de primera mano el impacto de una talante tan indiferente a través de sus experiencias con Wild Knuckes. Décadas posteriormente de formar el clase, los otros miembros de Vicious 6 descartan a Knuckles por su vejez, una comicios de la que se arrepentirían mientras ayuda a los Minions a derrotar al equipo. Este desprecio por el valencia individual golpea esforzado a Gru cuando finalmente se da cuenta de que incluso su ídolo es susceptible a prácticas tan crueles. ¿En qué se diferencia su despido de los Minions del trato que Vicious 6 le da a Wild Knuckles? A través de esta experiencia, Gru aprende lecciones de prácticas laborales éticas, poco que vemos desafiado en las últimas entregas de la ruta de tiempo.

No más villanía

Reseña de funciones de Minions: El ascenso de Gru

Minions: El origen de Gru presenta un mensaje a Gru sobre cómo convertirse en un empleador más moralmente consciente, aunque parece retroceder un poco en estas prácticas en entregas posteriores de Despicable Me franquicia. Como especie, los Minions encuentran un propósito en su servicio al mal. En Minions de 2015, los vemos aislados en una cueva durante décadas, formando largas filas para sesiones de psicoterapia para discutir su error de realización sin un bellaco a quien seguir. A medida que se acercan a la acabamiento, una vez más son Kevin, Stuart y Bob quienes adoptan sus identidades individuales para inquirir un nuevo jerarca, y finalmente terminan con Gru. Esta relación de trabajo opera desde hace primaveras (incluido el origen que vemos en The Minions: Rise of Gru) pero se ve interrumpido por la presentación de las chicas: Margo, Edith y Agnes (Miranda Cosgrove, Dana Gaier, Elsie Fisher). Posteriormente de que Gru adopte a sus hijas, se aplazamiento que los Minions realicen un trabajo tanto emocional como físico, atendiendo las deposición de las niñas en los momentos en que Gru está ocupado.

Aunque el Dr. Nefario (russell marca) rechaza el nuevo statu quo, los Minions todavía parecen satisfechos mientras Gru continúa con sus travesuras malvadas. Es cuando renuncia a su carácter bellaco en los dos Despicable Me secuelas, en oportunidad de convertirse en parte de la Cinta Anti-Villanos, que los Minions una vez más se enfrentan a un dilema. Gru no presta mucha atención a sus muchas desapariciones en Mi bellaco protegido 2 y despide a los Minions (nuevamente) cuando le presentan un ultimátum en Mi bellaco protegido 3una comicios que resulta en su encarcelamiento.

Parecería que posteriormente de varias décadas, Gru ha hexaedro por hecho a sus Minions. Las prácticas éticas que Gru ha aprendido en The Minions: Rise of Gru se olvidan, y él está peor por ello. En cada película de la serie, los Minions salvan a Gru de un marco en el que ciertamente estaba condenado, pero él los comercio con un desprecio frívolo una vez que se presenta otra oportunidad comercial. Es un desgarrador darse cuenta de que no importa cuántas veces rescaten a Gru, cuántos dispositivos produzcan para él o cuántos primaveras le hayan servido, no son positivamente reconocidos como iguales.

minions-el-aumento-de-gru-imagen
Imagen a través de Universal

Gru es miembro de un status socioeconómico de élite. Al ver su villanía como un negocio, Gru es un patrón impresionante, pero carencia de su renta podría lograrse sin los esfuerzos de sus Minions. Sin bloqueo, genera preocupación darse cuenta de que, a pesar de la saco conmovedora sobre la que se construye su relación, los Minions siempre estarán debajo de él. Mirando cerca de en lo alto a través de sus restrictivos anteojos y equipo de trabajo, su pinta nunca será una preeminencia.

Desde el principio de la carrera de los Minions con Gru, constantemente se le recuerda su valencia como colectivo y como individuos. Gru, condenado a repetir los mismos errores esbozados en sus orígenes adolescentes, debe cachear que necesita a sus Minions tanto como ellos lo necesitan a él. Solo a través de sus seguidores amantes de las bananas puede derrotar a sus rivales, criar a sus hijos e incluso, solo tal vez, incluso robar la vitral.